lunes, 7 de marzo de 2011

LA ASERTIVIDAD




Vivimos en sociedad, todos nos relacionamos a diario en la familia, en el trabajo, en múltiples ámbitos, la capacidad de relacionarnos y COMUNICARNOS sin agredir y sin ser agredidos es lo que conocemos como “Asertividad”. La palabra tiene su origen en el concepto de aserto o afirmación, peor esto no significa decir siempre “Si”, significa aceptar  cuando corresponda y negarnos cuando sea necesario.

Por tanto, ser asertivos es la base de la comunicación con las personas que nos rodean, , de poder hacernos entender y que nos entiendan, de poder aceptar las opiniones de otros y que acepten las nuestras, en resumen  la base de tener éxito social. La comunicación requiere como mínimo dos interlocutores, en función de esto podemos tener dos opciones:

            Expresividad. Es la expresión o NO de nuestros sentimientos  y opiniones

            Empatía: Es el respeto o NO a los sentimientos y opiniones de otros.


Empatizo
No empatizo
Me expreso
ASERTIVO
AGRESIVO
No me expreso
PASIVO
DEFENSIVO


Como podemos ver de las cuatro posibilidades solo una corresponde con la asertividad, aquella en la que podemos expresarnos con claridad y permitimos que el otro se exprese. En los demás casos siempre hay alguien que sale perjudicado, o bien nosotros al sentirnos atacados o impotentes o la otra persona al sentirse agredida.

Por tanto ser asertivos significaría la capacidad que tenemos de poder transmitir a los demás lo que opinamos o sentimos de manera que podamos conseguir comunicarnos sin hacer sentir ni sentirnos incómodos por ello.

Abundando un poco más en lo anterior sería:

            Conducta asertiva: Es el estado ideal e implica que todos tengan la misma actitud positiva y abierta, implica respeto hacia el otro y hacia uno mismo y lo mismo por parte de nuestro interlocutor/es. Sería una situación en la que todos salen/salimos ganando. Es muy importante tener en cuenta que ser asertivo no significa hablar mucho sino hablar cuando y lo que SE DEBE Y SE PUEDE.

            Conducta pasiva: En este caso nos vemos incapaces de expresar nuestros sentimientos u opiniones bien por vergüenza, baja autoestima,, etc..  o bien los expresamos sin confianza y/o de forma parcial, con lo que podrían no hacernos caso o sentirnos frustrados de no poder hacernos entender. Si este es nuestro sentimiento NO DEBEMOS SENTIRNOS CULPABLES, sino replantearnos como hacerlo mejor la próxima ocasión e incorporarlo a nuestra conducta habitual.

            Conducta agresiva: Es cuando imponemos nuestras opiniones sin tener en cuenta a nuestro interlocutor, imponiendo nuestra opinión, gritando o simplemente descalificando la opinión del otro, (vaya tontería, mejor estas callado, pues has descubierto el petróleo....). Si nuestra comunicación es habitualmente así debemos tratar de modificarla de inmediato y si la sufrimos no debemos sentirnos culpables o inferiores por ello. Debemos hacérselo saber mediante ASERTOS: es mi opinión, yo lo creo así, etc... y si esto no es suficiente replantearnos porque nos relacionamos con alguien así.

            Conducta defensiva: Nosotros o el interlocutor nos sentimos mal, atacados, malinterpretados, etc.. pero ninguno lo expresa. Esto da la lugar a sentirse mal y posteriormente frustrados, dando en el mejor caso lugar a malentendidos y situaciones ambiguas. En estas ocasiones es siempre mejor  hacer ver como nos sentimos o si tenemos dudas sobre lo que siente nuestro interlocutor preguntárselo directamente, esto ayudará a que las interacciones futuras sean de mucha mejor calidad.

            Aunque ya hemos apuntado algunas formas de ser más asertivos voy a dar con más detalle pautas para comunicarnos mejor y evitar malentendidos:

SIEMPRE ES MEJOR PREGUNTAR  que quedarnos con dudas,  siempre será mejor resolverlas que quedarnos con ellas, debemos  hacer ver como nos sentimos y entender como se siente la otra persona

ESCUCHAR ATENTAMENTE, mostrarnos interesados en los que nos cuentan, dando nuestra opinión sin tratar de imponerla  y por supuesto dejando que la otra persona termine de hablar. Obviamente debemos y podemos exigir lo mismo.

 NO INTERRUMPIR, igual que nos gusta que nos escuchen a todo el mundo le gusta ser escuchado, es importante respetar los turnos de palabra, lo mismo que antes hacer ver que nos interrumpen y que  queremos hablar con libertad.

 NO RELLENAR LOS SILENCIOS, dejarlos pasar, si no lo único que lograremos es dar sensación de inseguridad de no estar calmados, de necesitar decir algo todo el rato aunque no tenga importancia.

NO ENFADARNOS NUNCA, debemos ser firmes en nuestras opiniones y creencias sin tener que mostrar agresividad esto NUNCA mejora la comunicación y si la otra persona lo hace conservando nosotros la calma y haciéndoselo ver lo dejaremos rápidamente en evidencia.

NO DISCULPARNOS si no es estrictamente necesario, esto hará que respeten nuestras opiniones y creencias, ESTAS  son nuestras y no tenemos porque sentirnos mal por ellas

En caso de una discusión por un problema o una situación en la que nos sentimos incómodos hacer ver nuestro punto de vista SIN ACUSAR, haciendo ver como nos sentimos y APORTANDO SOLUCIONES no más problemas y pegas.

En todas las religiones existe lo que se llama la regla de oro “HAZ A LOS DEMAS LO QUE QUIERAS QUE TE HAGAN A TI MISMO”, por tanto en comunicaíon  habla a los demás como te gusta que te hablen a ti, en resumen “SE ASERTIVO”.






No hay comentarios: