sábado, 12 de febrero de 2011

FLOW


Quien no ha tenido la experiencia de estar absorto en una actividad durante horas y horas, y cuando termina creer que han pasado unos minutos y en realidad han pasado horas, al acabar nos queda una sensación de serenidad, de paz, de satisfacción con nosotros mismos, mucho tiempo después cuando evoquemos esa sensación nos inundará una sensación de que durante un rato fuimos realmente felices, esto es el flujo (=flow).

Durante siglos las religiones orientales como el budismo, el taoísmo o el hinduísmo han tratado de superar la dualidad entre mente y cuerpo como forma de desarrollo espiritual y personal, a partir de aquí desarrollaron técnicas de meditación y relajación como el yoga, tai-chi, chi-kung, etc...
Sin ninguna duda el practicante de cualquiera de estas técnicas se habrá sentido muy identificado con la descripción del principio , pero también se puede alcanzar esta sensación de PAZ  haciendo deporte, paseando por el campo , jugando al ajedrez, resolviendo un sudoku, o escalando una montaña... cualquier actividad que nos absorba plenamente y que suponga un reto puede llevarnos a una sensación de fluir.

Cuales son las condiciones psicológicas que se deben dar para poder fluir:

-          Objetivos claros: Las normas son claras y los objetivos son accesibles, esto no significa que si voy a pasear a la montaña deba saber exactamente el camino, (si tengo que utilizar un mapa o un gps desarrollaré mas habilidades y destrezas y mi concentración será mayor, finalmente me sentiré más orgulloso de haber superado las dificultades), fluir significa DISFRUTAR PLENAMENTE de lo que estoy haciendo, centrándome EN EL PROCESO NO EN EL RESULTADO.

-          Concentración y enfoque, Me centrare plenamente en lo que estoy haciendo!! No dejare que mi mente se disperse en otros asuntos, ese es por ejemplo el secreto del yoga, haciendo las posturas debo estar tan concentrado en las diferentes posturas, posiciones de los pies, utilización de la musculatura, etc.. que todos mis problemas y preocupaciones quedaran relegadas al pasado, cuando termine la actividad y haya FLUIDO los problemas que anteriormente me preocupaban no me parecerán tan importantes.

-          Una pérdida del sentimiento de autoconocimiento, se tiene una sensación de abandono de fusión de la mente y el cuerpo o mejor aún podriamos que estoy tan absorto en lo que estoy haciendo que no tengo ninguna sensación.

-          Distorsión del sentido del tiempo, las horas se convierten en minutos tengo la típica sensación de “se me ha pasado el tiempo volando”.

-          Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío Para poder fluir en una actividad es muy importante que esta me resulte muy interesante y me exija concentración si no caeríamos en el automatismo o en el aburrimiento, por otra parte debo tener percepción de control, si la tarea me supera demasiado, tendré ansiedad. Un ejemplo claro el montañismo para algunos alpinistas subir un pico de más de 6000 metros es una de las experiencias más gratificantes de su vida, mientras que para otros solo pensarlo les causa pánico, hay que adaptar nuestras actividades a NUESTRAS CAPACIDADES, si no me aburriré o me estresaré.

-          Disfrute de la actividad no del resultado: Si juego un partido de tenis y estoy muy preocupado por ganar, todos los beneficios psicológicos de la actividad desaparecerán debido a la  agresividad hacia mi, mi compañero, etc.. que sentiré por no obtener el resultado esperado. Igual ocurrira por ej. con el yoga si pasado un tiempo no hago las posturas tan bien como querría o estoy frustrado por que mi compañero lo hace mejor.. Hay que trabajar en todo momento la MIRADA INTERIOR.
No es fluir ver la televisión durante horas y sólo lo será por ejemplo en algunos videojuegos, la actividad debe suponer para nosotros un reto y es mucho mejor si además nos exige un esfuerzo físico, este hará que cuando acabemos la actividad hayamos trabajado nuestra mente y nuestro cuerpo.
Buscar actividades que os gusten y  compartirlas con vuestros amigos ese es el mejor ansiolítico que existe, ese es uno de los caminos más directos a la felicidad.

Mucha suerte en vuestra búsqueda personal de la felicidad


2 comentarios:

M. José dijo...

Los niños son sorprendentes...
Te acuerdas que estoy en el programa de mindfulness y lo estamos aplicando con los niños, no?
Hace unos días, me quedé yo observándolos desde mi mesa..lo que hacía uno, otro..y viene una niña y me dice: maestra...qué haces? estás fluyendo...
La verdad es que desde que estamos haciendo la meditación, los niños no dejan de sorprenderme por el uso tan sencillo y tan natural que hacen del lenguaje emocional, pero esta palabra nunca la había usado yo. El caso es que de la manera que me miró esta niña, me hizo sentir que sabía lo que decía y automáticamente vino y me dio un abrazo y yo a ella.
Qué lindo!!

Un saluditoo!!
M. José

Manuel Hernandez dijo...

Maria Jose sois unosprivilegiados al poder utlizar estas tecnicas directamente con los niños, no tengo ninguna duda que sera aplicaran el resto de su vida

Un beso